#HZTNota: 30 años del femicidio de María Soledad Morales

En #LaTardeDeHorizonte dialogamos con el periodista Hernán Vaca Narvaja quien investigó el femicidio de María Soledad Morales, una adolescente de 17 años que fue asesinada el 8 de septiembre de 1990 en Catamarca.

La noche de su asesinato, María Soledad se encontraba en una disco de la ciudad del Valle de San Fernando de Catamarca, llamada Le Feu Rouge y alrededor de las 3 am Luis Tula (hombre adulto) pasó a buscarla para ir al boliche Clivus. Luego de allí, Tula llevó a la jóven a una fiesta en la que estaban otros jóvenes hijos del Jefe de la Policía de Catamarca de ese momento (Miguel Angel Ferreyra) y parientes del por entonces Gobernador de la provincia, Ramón Saadi. 

El cuerpo de esta adolescente fue encontrado dos días después del brutal asesinato, a 7 kilómetros de la ciudad, en el parque Daza. Se comprobó que la habían drogado, violado y asesinado y además el cuerpo había sido lavado para borrar evidencias de los culpables. Un colectivero declaró haber visto cómo 3 hombres arrojaban el cuerpo al lugar, pero nunca se supo sus identidades.

El caso conmocionó al país, en ese momento no existía la figura de Femicidio ni el agravante por violencia de género en el Código Penal. Hubo dos juicios, el primero en 1997 que fue interrumpido por la presencia de la prensa y el segundo juicio se consumó el 27 de febrero de 1998. En dicha sesión se condenó a dos únicos culpables:

  • Guillermo Luque a 21 años de prisión, de los cuales cumplió sólo 14 por reducción de condena.
  • Luis Tula, condenado a 9 años de prisión.

Los demás sospechosos del caso quedaron impunes sin ser investigados, entre los que estaban implicados los hijos del ex Jefe de Policía de Catamarca, nombrados anteriormente. En el caso hubo encubrimientos y falsos testimonios pero estos delitos nunca se pagaron.

Hernán Vaca Narvaja detalló vinculaciones investigadas del caso, protestas, la caída del Gobernador Saadi y las tramas del poder que hicieron que sólo se condenara a dos de los culpables. Este periodista había comenzado a trabajar en el diario "El Ancasti", el cual realizaba coberturas del caso diariamente denunciando a "los hijos del poder". Por este motivo cubrió el primer juicio del caso de María Soledad, en 1997 y que quedó trunco. Según su visión hubo falta de investigación en el caso, por lo que se cerró con impunidad.

"Dejó muchas más pruebas el encubrimiento, que el caso mismo", señaló Hernán Vaca Narvaja.

#SomosHorizonte

Volvé a escuchar la nota aquí:



Comentarios

Comentar artículo